Difusión de los actos de gobierno

¿Cuáles son las pautas que debe seguir el Poder Ejecutivo para dar a conocer la tarea de gobierno a través de los medios de difusión?

En la actualidad, la inexistencia de regulación legal genera problemas al gobernante, que no sabe a ciencia cierta qué es lo que puede y qué es lo que no puede hacer.

La cuestión es más grave en épocas preelectorales, porque los políticos que quieren acceder al poder se encuentran en desventaja si tienen que competir con el gobernante en ejercicio, el cual, no es de extrañar, concentrará su esfuerzo en difundir lo hecho y lo que está haciendo.

¿Publicidad o propaganda?

La verdad es que, so pretexto de dar a publicidad los actos de gobierno (lo que, en buena medida, se cumple con la aparición diaria del Boletín Oficial), se puede apreciar en distintas jurisdicciones el uso de fondos públicos para financiar propaganda política.

No de otro modo pueden interpretarse los mensajes publicitarios que, antes de informar (en general, sobre hechos que la gente ya conoce), se enderezan a mostrar en forma sesgada la trayectoria del gobierno.

Es bueno que un gobernante informe con cierto tono celebratorio sobre lo que considera que ha hecho bien, pero debe hacerlo a través de sus declaraciones institucionales. Si la publicidad es paga, su costo debe afrontarse con el dinero de su partido o con el propio, y no con fondos públicos.

Por lo tanto, parece necesario que cada poder legislativo en las tres jurisdicciones políticas (Nación, provincias y municipios) establezca reglas de juego claras y transparentes. Tomemos, para una aproximación al análisis, la realización de una obra pública que comienza y termina durante una determinada gestión. La construcción de un puente, por ejemplo.

En la fase previa a su ejecución, la publicidad exigida tiene que ver con el llamado a licitación pública para garantizar la mayor cantidad de oferentes. Durante la etapa de ejecución, el gobierno puede informar a la ciudadanía del estado de las obras. Una vez terminada la obra, se debe informar del hecho.

Para ello, la cobertura periodística de la inauguración y las conferencias de prensa son un buen camino. Sólo excepcionalmente debería el gobernante pagar por publicidad. Si lo hace, no es razonable que pueda emplear cualquier medio de difusión y gastar cualquier cantidad de dinero.

Mesura en el gasto

Así, la elección del medio que se utilizará debe estar vinculada con el costo de la publicidad. Si bien la publicidad en los diarios es costosa, puede justificarse, por ejemplo, al finalizar la construcción del puente. El uso de publicidad televisiva, por su excesivo costo, me parece muy difícil de justificar. Mucho más barata es la publicidad en la radio y no hay dudas sobre su eficacia, si lo que se persigue es sólo informar.

Ahora bien, ¿cuáles deben ser las características del mensaje publicitario? Parece inevitable que se vincule la obra con el gobernante. Pero tratándose del uso de dinero público, la mesura y la austeridad deben ser la regla. Por ello debe prescindirse del ensalzamiento de la persona. De ese modo se evita que la información sobre la tarea de administración y gobierno se transforme en propaganda política.

Con todo, lo ideal sería que, además de las pautas reglamentarias que se determinen, se establezcan partidas presupuestarias fijas para publicidad oficial votadas por todas las fuerzas políticas.

Inicio Documentos Prensa Difusión de los actos de gobierno

Dirección y teléfonos

Despacho
Beltrán Gambier Abogados
Dirección postal:
Calle Ruiz de Alarcón, 25 - 8º Derecha
28014 - Madrid - España
Teléfono: +34 915 779 506
Fax: +34 917 811 402

Nuestra localización

1

Despacho Beltrán Gambier Abogados

Calle de Ayala, 7, 28001 Madrid, Spain
eXTReMe Tracker